Artículos

Dios, oro o gloria: la piedad normanda y la primera cruzada

Dios, oro o gloria: la piedad normanda y la primera cruzada


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Dios, oro o gloria: la piedad normanda y la primera cruzada

Por Samuel Andrew Bartlett

Tesis de maestría, Universidad del Norte de Florida, 2008

Resumen: Las tendencias recientes en la historiografía de las cruzadas muestran a los participantes francos de la Primera Cruzada actuando por piedad, mientras que sus homólogos normandos siguen siendo oportunistas impíos. Esta tesis desafía este punto de vista predominante, argumentando que los cruzados normandos cumplieron el mismo estándar de piedad que los francos. Para apoyar mi teoría, miré cuatro facetas diferentes sobre la cuestión de la piedad normanda, dividiéndolas en capítulos de mi tesis. En el primer capítulo, hay una breve discusión de la descripción actual de los normandos en la historiografía de la cruzada moderna. En el siguiente capítulo, establecí lo que significaba la piedad y cómo la demostraron los cristianos de los siglos XI y XII. Esto incluye un examen de las cartas monásticas relevantes, que proporcionan evidencia de que los normandos tenían fuertes vínculos con el papado antes de la expedición al este. El tercer capítulo es un breve resumen sobre los desarrollos que llevaron a la Primera Cruzada y el estándar de piedad establecido por el Papa Urbano II. En el cuarto capítulo examino las crónicas de la Primera Cruzada y su caracterización de los cruzados, tanto Norman como Frank, para ver si los cruzados cumplían con el estándar del pontífice.

Concluyo que los relatos principales describen a los normandos como algo similar a sus correligionarios francos, con ambos grupos actuando por piedad y ambición. Las acciones de un caballero normando, Bohemond, y un cruzado franco, Raymond de Toulouse, ejemplifican este hecho. La comparación de estos dos, así como el resto de los líderes de la cruzada, demuestra que los cruzados normandos fueron impulsados ​​por una mezcla compleja y en ocasiones conflictiva de motivaciones piadosas y seculares, no diferentes de sus contrapartes francas.

Los ejércitos de soldados que lucharon en la Primera Cruzada en respuesta al llamado del Papa Urbano II de retomar Jerusalén estaban compuestos por una variedad de grupos culturales de Europa Occidental. La discusión sobre qué motivó a estos hombres a convertirse en peregrinos armados, a viajar largas distancias a tierras extrañas, a luchar y muy probablemente a morir, comenzó con los relatos de los testigos presenciales y continúa hasta la actualidad. Al principio se hizo la distinción entre los piadosos francos y los materialistas normandos. Algunos cronistas medievales retrataron a los cruzados normandos como interesados ​​solo en amasar tierra y poder, en lugar de cumplir su voto religioso. Incluso en la historiografía reciente, la interpretación tradicional del papel normando en la Primera Cruzada no es de piedad, sino más bien de oportunismo: utilizar el conflicto como un trampolín para la expansión en tierras bizantinas y musulmanas. Esta descripción está en marcado contraste con el reexamen en curso de los cruzados francos, a quienes algunos historiadores de las cruzadas consideran que tienen una profunda motivación religiosa. Los normandos siguen siendo el abanderado de la interpretación pre-revisionista de los motivos de los cruzados: por el oro y la gloria, pero no por Dios. Sin embargo, el examen de las pruebas no confirma esta distinción. En lugar de codicia, surge un patrón de actos piadosos realizados por las familias de los cruzados normandos prominentes o, en el caso de Bohemundo de Tarento, los mismos cruzados. Los normandos que asumieron la causa de la cruzada eran tan convencionalmente piadosos como los francos y otros europeos, y dejaron al descubierto la falsedad de su descripción histórica como oportunistas impíos.


Ver el vídeo: La Primer Cruzada - Parte 2 de 2 (Junio 2022).


Comentarios:

  1. Custennin

    Quiero decir, permites el error. Puedo probarlo.

  2. Shakazil

    Bravo, que palabras... maravilloso pensamiento

  3. Khatib

    los felicito, que palabras necesarias..., una idea genial



Escribe un mensaje