Podcasts

Los huesos de St. Cuthbert: definiendo el culto de un santo en la Northumbria medieval

Los huesos de St. Cuthbert: definiendo el culto de un santo en la Northumbria medieval

Los huesos de St. Cuthbert: definiendo el culto de un santo en la Northumbria medieval

Por Sarah Luginbill

Tesis de Honor, Trinity University, 2014

Resumen: Este artículo investiga los cambios y tensiones sociales, políticos y religiosos que rodearon el culto del culto de San Cuthbert en respuesta a la conquista normanda en 1066.

Introducción: En toda la Europa cristiana a lo largo de la Edad Media, los hombres y mujeres santos fueron venerados por su santidad en la vida y en la muerte por individuos eclesiásticos y laicos. Los santos y sus restos fueron el centro de la devoción espiritual popular, y las iglesias exhibieron las reliquias de los santos difuntos como representaciones del poder eclesiástico y secular. Todos los días, personas de todos los géneros, edades y orígenes socioeconómicos veneraban las reliquias para obtener la ayuda o la bendición del santo, creyendo que el poder de las reliquias residía en la capacidad de realizar milagros y conectarse con el cielo.

La posesión de las reliquias de un santo aumentó el estatus de la iglesia y la ciudad, aumentó la autoridad del clero y proporcionó a los propietarios seculares influencia política, espiritual y económica. Patrick Geary, uno de los eruditos más destacados del culto medieval a las reliquias, resume el valor de las reliquias afirmando que los restos reflejan la importancia que les otorga una comunidad. No todas las reliquias fueron igualmente veneradas durante la Edad Media, y solo santos específicos con cultos en entornos eclesiásticos poderosos finalmente tuvieron éxito y perduraron.

Para que el culto a los santos tuviera éxito, los cristianos laicos debían aceptar la idea de que las reliquias podían trasladarse de un lugar a otro y conservar su santidad. En el pensamiento medieval, los santos fallecidos permitían que sus reliquias fueran reubicadas para ayudar a sus seguidores o brindar apoyo a una comunidad en particular. Este proceso de transferencia se conocía como traducción, o "el movimiento ritual de los restos corporales de un santo de un lugar a otro". Los restos de los santos se tradujeron porque se entendía que los cuerpos sagrados no debían permanecer bajo tierra como los difuntos ordinarios.