Podcasts

Enseñanza de la Carta Magna en la historia de Estados Unidos: tierra, derecho y legado

Enseñanza de la Carta Magna en la historia de Estados Unidos: tierra, derecho y legado

Enseñanza de la Carta Magna en la historia de Estados Unidos: tierra, derecho y legado

Por David W. Saxe

El profesor de historia, Vol. 43: 3 (2010)

Introducción: La Carta Magna, esa gran piedra angular de la libertad estadounidense, ha aparecido en las noticias últimamente. La versión 1297 de la Carta Magna que se muestra en los Archivos Nacionales, que fue puesta a la venta por el tres veces candidato presidencial estadounidense Ross Perot en diciembre de 2007, se vendió al financiero David Rubenstein por $ 21,3 millones.1 Si bien su venta demuestra el valor en efectivo del documento como un tesoro nacional, es discutible si la Carta Magna conserva mucha vigencia en las aulas de nuestra nación.

Al igual que con otros elementos fundamentales del plan de estudios de historia, cuando se les da la oportunidad, los maestros no solo deben comprometerse a enseñar un tema en particular, sino también liderar el camino para demostrar el valor de sus opciones curriculares. La Carta Magna es, por supuesto, el documento fundamental al que los fundadores de Estados Unidos se refirieron como la "Gran Carta de la libertad". Con el 800 aniversario de la Carta Magna en 2015, a escasos cinco años de distancia, quizás sea oportuno que los maestros hagan una pausa y reflexionen sobre lo que el documento ha significado para el mundo occidental y sobre cómo podrían usar la Carta Magna en sus aulas. En términos más conspicuos, este artículo también está diseñado para estimular a los educadores a utilizar la Carta Magna y otras obras fundamentales y episodios de la historia para articular la importancia curricular de la historia en nuestras escuelas.

La Carta Magna y sus participantes del siglo XIII son de otro mundo, un supuesto mundo inglés donde el latín y el francés sumaban los idiomas de la erudición y el gobierno normando; un mundo hace 800 años en otro continente a unas 3,000 millas de América. Para nuestra sensibilidad moderna, ¿de qué posible uso puede ser este documento para los del siglo XXI con nuestras cámaras digitales, edulcorantes artificiales y misiles tierra-aire guiados por láser? Aún así, lo sepan los educadores y los ciudadanos o no, la Carta Magna se ha tejido irrevocablemente en nuestra sociedad moderna.

Al suponer la importancia de la Carta Magna para nuestra cultura estadounidense, puede parecer incongruente considerar un estudio más sistemático de la Carta Magna en un momento en que muchos maestros están en conflicto sobre cómo mantener cualquier historia como asignatura escolar. No obstante, a pesar de las consecuencias no deseadas de Que Ningún Niño Se Quede Atrás que aparentemente favorecen las matemáticas y la lectura a expensas de la historia y otros estudios sociales, este artículo intentará demostrar que los maestros deben considerar formas de enfocar la Carta Magna para nuestros estudiantes. Quizás, al demostrar que el pasado es un prólogo, pueden establecer que la escolarización es más que una buena puntuación en las pruebas estandarizadas.

Dejando la política curricular para otro lugar, invito a los lectores a considerar el lugar que ocupa la Carta Magna en la herencia estadounidense. Mi objetivo no es demostrar sin inmutarse o detenerse que la Carta Magna nos trajo hasta el día de hoy, o que la Carta Magna es la “nave nodriza” de la libertad, sino más bien explorar cómo la Carta Magna se entrelazó en el tejido estadounidense.


Ver el vídeo: Que tiene de especial la Constitución de los Estados Unidos de America? por el Juez (Mayo 2021).