Podcasts

Un mal viaje por carretera medieval

Un mal viaje por carretera medieval

Mientras los eruditos medievales se preparan para el viaje a Kalamazoo para el Congreso Internacional de Estudios Medievales, queríamos contarles la historia de un erudito medieval que emprendió su propio viaje para aprender, un viaje que no salió según lo planeado.

Más rico de Saint-Rémi (c. 950 - c. 1000) fue un monje con base en la abadía de Saint-Remi en el norte de Francia. Sabemos de él porque escribió una obra llamada Historias, que relata los hechos ocurridos en su país desde el año 888 hasta casi finales del siglo X. Es en gran parte una historia de política y guerra, pero tenemos algunos destellos del propio Richer.

Uno de los fragmentos autobiográficos más interesantes de Historias Ocurrió en el año 991, cuando Richer decidió hacer un viaje. Un caballero de Chartres había llegado a Reims, donde estaba el monasterio de Richer, y le había traído una carta al monje. Resultó ser un mensaje de un clérigo y viejo amigo llamado Heriband, quien le pidió a Richer que fuera a Chartres a leer un libro, un tratado médico conocido como el Aforismos de Hipócrates.

Richer, que era intelectual y estaba muy interesado en aprender, quiso hacer esto y convenció al caballero de que regresara con él a Chartres. También estaría acompañado por un niño, pero al parecer su abad no fue de mucha ayuda y solo le dio un caballo para el viaje.

Por eso, Richer inició el viaje, según sus propias palabras, “sin dinero, muda de ropa y otras necesidades”. El viaje de Reims a Chartres tiene más de 200 kilómetros y habría durado varios días. Al principio todo fue bien, el trío llegó a otro monasterio y fue tratado con generosidad. Al día siguiente se dirigieron hacia la ciudad de Meaux. Fue entonces cuando las cosas empezaron a ir mal:

Pero cuando mis dos compañeros y yo entramos en el sinuoso camino del bosque, no nos libramos de las vicisitudes de la mala suerte. Porque elegimos el camino equivocado en una encrucijada y nos apartamos seis leguas de nuestro camino. Luego, después de haber pasado por Chateau-Thierry, el caballo que hasta ahora había parecido Bucéfalo se volvió más lento que un burrito reacio. El sol ya había pasado el mediodía y se acercaba al crepúsculo cuando todo el cielo se disolvió en un aguacero, y ese resistente Bucéfalo, consumido por sus últimos esfuerzos, sucumbió y se derrumbó bajo las piernas del niño que lo montaba, cayendo muerto en el suelo. sexto hito de la ciudad como si hubiera sido alcanzado por un rayo.

Richer luego da esta irónica observación:

Aquellos que alguna vez han sufrido desgracias similares pueden juzgar por sus propias experiencias cuán grande era mi agitación y ansiedad en ese momento.

Si bien el caballero tenía sus propios caballos, Richer y el niño ahora tenían que ir a pie, cargando su equipaje, todo el tiempo con la lluvia cayendo a cántaros. Pronto resultó demasiado para el niño, y "se acostó, completamente exhausto". Con el sol ya poniéndose, Richer tomó una decisión difícil: el niño y el equipaje se quedarían atrás, mientras que él y el caballero continuarían hasta Meaux en busca de ayuda.

El monje le dijo al niño que hablara con los demás viajeros y que no se durmiera, y luego partió hacia la ciudad. Richer y el caballero pronto llegaron al puente sobre el río Marne, con Meaux al otro lado:

Richer escribe:

Comencé a cruzar el puente, que apenas podía distinguir en la penumbra, y mientras lo inspeccionaba con atención, me atormentaron una vez más nuevas desgracias. Porque estaba plagado de tantas y tan grandes lagunas que apenas era posible que aquellos relacionados con los habitantes del pueblo pudieran haberlo cruzado el mismo día. El intrépido Chartrian, que mostró considerable previsión durante el transcurso del viaje, buscó un bote por todas partes, pero al no encontrar ninguno, regresó a los peligros del puente, y con la ayuda de Dios se aseguró de que los caballos cruzaran con seguridad. A veces, poniendo un escudo debajo de los pies de los caballos en los agujeros abiertos y, a veces, y a veces corriendo, logró cruzar con éxito todo el puente con los caballos, mientras yo lo acompañaba.

Pronto encontraron un monasterio donde recibieron ayuda, y el caballero pronto se fue para ir a buscar al niño. Nuestro monje se quedó en el monasterio y esperó:

Aquellos que alguna vez se han visto obligados a permanecer despiertos por la noche porque están preocupados por sus seres queridos, pueden imaginar cuán insomne ​​pasé esa noche y con qué grandes tormentos fui afligido.

Pasaron varias horas, pero finalmente llegaron buenas noticias por la mañana:

Poco después de que regresara la ansiada luz del día, llegaron débiles de su gran hambre. Se les trajo comida y se les puso forraje y paja delante de los caballos.

Aparentemente, el caballero tuvo algunas dificultades para encontrar al niño, pero finalmente lo hizo. No quería correr el riesgo de volver a cruzar el puente por la noche, por lo que encontraron una cabaña para quedarse hasta que llegara la mañana. Una vez que llegaron a Meaux, el niño fue entregado al abad del monasterio para que descansara unos días, mientras Richer y el caballero continuaban hacia Chartres. El resto del viaje transcurrió sin incidentes, y después de llegar a su destino, Richer envió un caballo para ir a buscar al niño y reunirse con él. Termina esta pequeña historia escribiendo:

Después de que él regresó y todas mis preocupaciones se calmaron, me apliqué diligentemente a la Aforismos de Hipócrates con el maestro Heriband, hombre de gran generosidad y erudición. Pero como solo aprendí sobre el pronóstico de la enfermedad en este trabajo y la comprensión básica de las enfermedades no satisfaría mi deseo, también pedí leer uno de sus libros titulado Sobre la concordancia de Hipócrates, Galeno y Sorano. Esto lo obtuve, ya que los poderes de la farmacología, la botánica y la cirugía no estaban ocultos para alguien tan hábil en medicina.

los Historias de Richer of Saint-Rémi ha sido editado y traducido por Justin Lake en un libro de dos volúmenes que forma parte de la Biblioteca Medieval de Dumbarton Oaks. Puede obtener más información sobre el libro en Prensa de la Universidad de Harvard y cómpralo a través Amazon.com.

Ver tambiénAvalanchas en la Edad Media


Ver el vídeo: Viaje en el Tiempo. Bob Esponja en Español (Mayo 2021).