Podcasts

"¿No sabes que soy un sanador?" Autoridad real y milagros de sanación en las vidas de los reyes de la Alta Edad Media


"¿No sabes que soy un sanador?" Autoridad real y milagros de sanación en las vidas de los reyes de la Alta Edad Media

Documento de Elizabeth Hasseler

Dado en el Congreso Medieval Internacional 2016

Introducción: El largo siglo XII fue un momento particularmente productivo en la historia de la santidad real medieval. Nuevos cultos reales florecieron no solo en los centros establecidos de la cristiandad latina, sino también en sus fronteras recién expandidas al norte de Escandinavia y al este de Hungría. Para sus promotores, pocas señales demostraban las pretensiones de santidad de un rey con tanta claridad como su capacidad para obrar milagros de curación, que durante su vida parecían señalar su inminente ascensión del reino terrenal al reino de los cielos, y después de la muerte seguía siendo un recordatorio continuo. de su potencia como intercesor espiritual. Hoy me gustaría poner en perspectiva comparativa la reputación de curación milagrosa lograda por dos altos santos reales medievales: Eduardo el Confesor de Inglaterra y Óláfr Haraldsson de Noruega.

A primera vista, Eduardo y Óláfr eran tipos muy diferentes de santos reales: Óláfr, un ex vikingo, fue representado como un árbitro estricto de la justicia cuya muerte en el campo de batalla se interpretó como martirio; mientras que Edward fue recordado por haber vivido una vida humilde dentro de los límites de su realeza y por haber mantenido su castidad dentro de los límites de su matrimonio. Óláfr y Edward son casos útiles para la comparación no solo por el instructivo contraste en las formas en que fueron recordados, sino también porque ambos ocuparon el mismo mundo político interconectado del Mar del Norte, y el culto de Óláfr en particular reflejó importantes influencias inglesas como resultado de el importante papel desempeñado por los misioneros anglosajones en el establecimiento de la iglesia noruega primitiva. Mi objetivo al comparar los dos hoy es, por tanto, considerar en general el espacio conceptual ocupado por el rey sanador en los escritos históricos del Norte de los siglos XI y XII.

Es decir, preguntar: ¿Funcionaron los relatos milagrosos de San Eduardo y San Óláfr de manera similar dentro de sus respectivas tradiciones históricas? ¿Sus habilidades taumatúrgicas capturaron una gama similar de significados que nos permitirían comprender mejor lo que significaba en la imaginación de la alta Edad Media que un rey fuera también sanador y santo? Para abordar este tipo de preguntas, analizaré de cerca primero varios actos milagrosos que se informó que Óláfr y Edward realizaron en vida, y luego los informes de milagros póstumos que circularon más tarde en sus cultos.


Ver el vídeo: 9 Señales De Que Eres Un SANADOR Espiritual De Nacimiento (Mayo 2021).