Podcasts

¿Qué es un volcán? Una respuesta medieval

¿Qué es un volcán? Una respuesta medieval

Los volcanes han fascinado a la gente durante mucho tiempo. Aquí está la explicación dada por el erudito medieval Alberto el Grande.

Albertus Magnus (c.1200-1280) fue un fraile alemán y más tarde obispo que es mejor conocido por su trabajo académico, escribiendo sobre docenas de temas desde la zoología hasta el amor. Se le considera el santo patrón de los científicos naturales y alguien que quería que la gente examinara las cosas a través de la experimentación y la investigación.

Hacia mediados del siglo XIII escribió Sobre las causas de las propiedades de los elementos, donde habló de la naturaleza de la tierra. Echó un vistazo a varias cuestiones, como las causas de las montañas y los valles (creía que estaban formados por terremotos) y, tras juzgar las opiniones de sus predecesores, ofreció su propio análisis. Hacia el final de su libro escribió sobre los volcanes, comenzando por señalar el más famoso de Europa, el Monte Etna, que se encuentra en Sicilia.

Hay un volcán como este en muchos lugares. Porque hubo uno que estaba en la provincia de Suabia que ardió durante muchos años por el fuego que le hicieron los pastores y luego se extinguió, ya que en nuestros tiempos el Etna está casi completamente extinto. Y de manera similar, hay una montaña en llamas cerca de Lieja, y cuando la lluvia cae sobre sus bordes, sale humo de ella como si saliera de un horno.

Según Albert, se necesitaban dos materiales que se unieran para generar los fuegos debajo de la tierra: azufre y nafta. Describe cómo el primero es un mineral que se puede encontrar comúnmente en la tierra:

Porque el azufre se quema bajo tierra fácilmente, ya sea por el movimiento del vapor de la tierra, como el fuego se genera en una nube, o por el movimiento y la fricción del viento que ha entrado en el suelo a través de ciertos huecos, o incluso por el hecho de que el calor presiona en el suelo por los rayos del sol se concentra en un lugar por el frío circundante, y luego enciende los materiales que se encuentran en ese lugar.

Luego describe el segundo material, que se utilizó en la guerra medieval para provocar incendios:

Porque la nafta es una especie de brea que se encuentra en Persia, que tiene una grasa glutinosa y viciosa que es muy pegajosa y se parece un poco a las lías del aceite. Cuando se mezcla con azufre, se inflama, y ​​sus fuegos se adhieren de manera asombrosa a aquello contra lo que se arroja, y solo se puede apagar si se cubre todo al mismo tiempo.

Albert creía que estos materiales creaban fuentes termales, donde calentaban continuamente el agua. Según él, el agua no podría apagar estos incendios. Mientras tanto, en tierra, esta combinación crearía un volcán:

Porque el material causa que la tierra sea sulfurosa y esté mezclada con nafta oleosa, y la causa eficiente es un vapor que se distribuye en el suelo y no puede emerger. Y debido a que el agua de mar obstruye los poros y las aberturas del suelo, por eso arde más rápidamente cerca del mar que en cualquier otro lugar, y arde mientras no se haya consumido la materia, y puede arder durante muchos años o perpetuamente si sucede que la materia se repone continuamente. Y debido a que ciertas rocas han absorbido una gran cantidad de nafta, cuando se queman permanecen muy porosas y ligeras y flotan en el agua, como lo hace la piedra pómez.

El libro de Alberto el Grande Sobre las causas de las propiedades de los elementos, ha sido traducido por Irven Resnick y publicado por Marquette University Press. .

Ver también:Primera evidencia histórica de un monte significativo. Erupción del Etna en 1224

Ver también:Los volcanes y el forzamiento climático de la Europa carolingia, 750-950 d.C.

Imagen de portada: Erupción del monte Etna - foto de Alessandro Rossi / Flickr


Ver el vídeo: QUIEN VIVE EN EL FONDO DE UN VOLCÁN? (Mayo 2021).